Blog sobre la alergia

Alergia al polen de gramíneas ¡ya está aquí!

Como sabemos, el polen es el método reproductivo de las plantas, árboles y arbustos. Los árboles, plantas y arbustos con flores poco vistosas tienen como estrategia reproductiva la producción de pólenes muy abundantes y más pequeños y ligeros que vagan por el aire y son transportados por el viento a decenas e incluso cientos de kilómetros de distancia. Es el caso del olivo, ciprés y nuestras protagonistas, las gramíneas.

El polen como el de las gramíneas se comporta como un alérgeno de exterior en lo que respecta a alergenicidad y es imposible evitar su contacto cuando es época de polinización.

Además, las gramíneas suelen tener reactividad cruzada, lo que significa que la mayoría de pacientes que muestran sensibilización a un tipo de polen de gramínea, la muestran también para la gran mayoría, sino todas, las gramíneas. Es por ello que, en general, se asume que si un paciente tiene una prueba positiva para sensibilización de alguna gramínea es alérgico para todas ellas (o casi todas).

Las gramíneas, uno de los pólenes más frecuentes en verano.

Aunque en las estaciones polínicas se detecta polen de gramíneas durante todo el año, es mucho más abundante y frecuente durante la primavera y verano. Además, como hemos comentado anteriormente, las gramíneas son grandes productoras de polen.

Según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) más de 8 millones de personas en nuestro país son alérgicas a algún polen y, de ellas, 7 millones son alérgicos al polen de gramínea.

Las gramíneas más comunes en el ambiente urbano

Entre las gramíneas hay gran parte de ellas que son silvestres pero muchas otras son cereales cultivados como el trigo, el centeno, el arroz, el maíz, la cebada o la avena. Pero atención, es importante recordar que tener alergia al polen de la planta no significa que seamos alérgicos al propio cereal ni a las harinas de ellos, por lo que se pueden consumir con total normalidad. Las gramíneas silvestres están presentes en prados, parques, solares cunetas de carreteras o césped, así que podemos asumir que en época de polinización habrá buenas cantidades de polen tanto en el ambiente urbano como fuera de él, están por todas partes.

Las especies más frecuentes en nuestro país son: la espiguilla (Poa annua o Poa pratensis), el ballico (Lolium perenne), la hierba timotea (Phleum pratense) y la grama (Cynodon dactylon).

Buenas previsiones para la época polínica de 2020: nivel de intensidad leve de polen

Gracias a la recopilación de los datos de las cincuenta y seis estaciones aerobiológicas del Comité de Aerobiología de la SEAIC, junto con los factores climatológicos proporcionados por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) y con la colaboración del Área de Estadística e Investigación Operativa de la Universidad de Castilla La Mancha, se ha establecido un el nivel de intensidad de esta primavera para los pacientes alérgicos en las diferentes zonas geográficas. Los alérgicos al polen se enfrentan a una primavera leve en la cornisa cantábrica y en el litoral mediterráneo, y muy leve en las islas canarias. Por otra parte, los alérgicos al polen en el centro peninsular se enfrentan a una primavera leve-moderada y de intensidad variable en el sur peninsular.

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes consultar aquí nuestras Condiciones de Uso y Política de Privacidad

Suscríbete a nuestra Newsletter y podrás recibir alertas de Polen en tu provincia.

Buscar

RRSS

¡Comparte Rino-Ebastel en tus redes sociales!