Blog sobre la alergia

Cómo disfrutar de Halloween sin alergias

La fiesta de Halloween ha entrado en nuestro calendario de fiestas tradicionales y ya se ha convertido en una de las favoritas de los niños. No obstante, esta nueva tradición puede suponer un peligro para aquellos que padecen alergias alimentarias. Ya que muchos de los dulces y galletitas que los niños recogen o reciben por parte de familiares y amigos pueden contener alérgenos.

Ingredientes como el trigo, la leche, la soja y el huevo suelen estar presentes en chocolates, galletas y demás dulces. Algunos pueden contener frutos secos como nueces, cacahuetes, almendras y anacardos. Todos estos componentes son potenciales desencadenantes de reacciones alérgicas en personas predispuestas, e incluso una pequeña dosis de ellos podría provocar una reacción anafiláctica en personas con alergias alimentarias graves.

¿Qué es una alergia alimentaria?

La alergia alimentaria es una respuesta inmunitaria alterada o hipersensibilidad frente a ciertos alimentos que actúan como alérgenos. Comúnmente, cuando hablamos de alergia alimentaria nos referimos a la hipersensibilidad mediada por anticuerpos de tipo IgE.

En este tipo de reacción alérgica, el organismo se sensibiliza al alérgeno en la primera exposición. Es decir, cuando entramos en contacto por primera vez con aquello que causa la alergia, nuestro sistema inmunitario produce anticuerpos IgE específicos para dicho alérgeno. En posteriores contactos con el alérgeno, esta reacción mediada por IgE se va potenciando cada vez más, de modo que la respuesta inmunitaria llega a ser excesiva y causa desde reacciones cutáneas como picor o urticaria hasta reacciones graves que pueden llegar a amenazar la vida, como la anafilaxia.

Las alergias alimentarias afectan del 1 al 3% de la población y son más comunes en niños menores de 3 años, grupo en el que la prevalencia puede llegar a ser del 8%.

Los principales alimentos que la causan son:

  • Leche
  • Huevo
  • Frutos secos
  • Cacahuete
  • Frutas
  • Pescados y Mariscos
  • Soja
  • Trigo
  • Legumbres

En España, en niños menores de 5 años de edad, la leche y el huevo son los principales alimentos que inducen alergia. A partir de los 5 años, es más común la alergia a las frutas frescas y los frutos secos, seguidos por el marisco. Dentro del grupo de las frutas frescas, las rosáceas son las más inductoras de reacciones, con el melocotón en primer término. El melón, la sandía y el plátano también pueden inducir reacciones, especialmente en los alérgicos al polen de gramíneas.

La alergia a la leche y al huevo que surge en los primeros años de vida suele desaparecer espontáneamente. A los 5 años de edad, cerca del 80% de los niños alérgicos a la leche y más del 50% de los alérgicos al huevo han superado su alergia. Sin embargo, la alergia al cacahuete parece remitir solo en 1 de cada 5.

¿Cómo puedo evitar estos riesgos en Halloween?

Seguir las recomendaciones de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica y la Academia Americana de Nutrición y Dietética pueden ayudarte a reducir el riesgo con los dulces de Halloween:

  1. Lee las etiquetas. De acuerdo a la normativa vigente, las etiquetas de los alimentos envasados y no envasados deben advertir si entre sus ingredientes se encuentran los alérgenos más comunes.
  2. Organiza actividades que no incluyan comida, como juegos o concursos de disfraces. Puedes regalar juguetes, lápices de colores u otros objetos divertidos y seguros.
  3. En el caso de organizar una fiesta, pregunta si entre los invitados hay algún alérgico a alimentos y consulta qué alimentos, golosinas y bebidas son seguros para esa persona. Puedes preparar recipientes especiales de comida para estas personas.
  4. Acostumbra a tus niños a preguntar antes de comer algo y enséñales a leer las etiquetas.
  5. Antes de salir de tu casa, comprueba que llevas la medicación de rescate que tu alergólogo te ha recomendado, especialmente la adrenalina autoinyectable.
  6. Avisa en el colegio a autoridades y maestros sobre la alergia alimentaria que tiene tu hijo.
  7. Evita el látex. Muchas personas alérgicas a algunos alimentos también lo son al látex, por lo que no lo utilices en maquillaje, regalos ni otros objetos.

¿Sabías que…?

Si sufres rinitis alérgica causada por el polen, podrías sentir picor en la boca o la garganta después de comer manzana, apio, melón o pepino, entre otros. Esto ocurre, por ejemplo, en hasta un 50 y un 75% de los adultos alérgicos al polen de abedul, ya que las proteínas que se encuentran en algunas frutas y verduras son muy similares a las que se encuentran en el polen y pueden confundir al sistema inmunitario. Esta reacción cruzada se la suele conocer como síndrome de alergia oral (SAO). Por suerte, en la mayoría de los casos los síntomas son leves.

 

Antonio Mimoso, Médico colegiado 54436

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes consultar aquí nuestras Condiciones de Uso y Política de Privacidad

Suscríbete a nuestra Newsletter y podrás recibir alertas de Polen en tu provincia.

Buscar

RRSS

¡Comparte Rino-Ebastel en tus redes sociales!