Blog sobre la alergia

Cómo prevenir la alergia a hongos

Los hongos ambientales son la tercera causa más frecuente de rinitis alérgica tras los ácaros y pólenes. Los principales hongos alergénicos pertenecen a menos de una docena de géneros, entre los que Alternaria, Cladosporium, Aspergillus y Penicillium tienen mayor relevancia. Alternaria y Cladosporium predominan en el exterior, al aire libre, mientras que Penicillium y Aspergillus predominan en interiores.

Aunque no hay datos exactos de la prevalencia de rinitis alérgica por hongos, un estudio de la Academia Europea de Alergología e Inmunología Clínica concluyó que un 9,5% de los pacientes con sospecha de alergia respiratoria presentaba sensibilidad a Alternaria y/o Cladosporium. Además, España resultó el país con mayor prevalencia (20%).

¿Cuándo aparece la alergia a hongos?

Tanto las especies de los hongos ambientales Alternaria como de Cladosporium son comunes en primavera, verano y otoño, en climas más fríos se pueden encontrar desde finales de invierno, y alcanzar su punto máximo a finales del verano y principios de otoño (de julio a octubre). La liberación de las esporas de Alternaria alcanza su pico máximo en días secos y su temperatura óptima de crecimiento se sitúa alrededor de los 25ºC. Cladosporium, por su parte, se desarrolla mejor con temperaturas algo más bajas, alrededor de 20ºC. Ambos son ubicuos y se encuentran tanto como alérgenos aerotransportados como depositados en suelo y plantas al aire libre.

Sin embargo, los síntomas de la alergia a hongos pueden aparecer durante todo el año, dependiendo del conjunto de factores climáticos: viento, humedad y temperatura. La mayoría de pacientes alérgicos a estos hongos presentan síntomas a largo plazo, variando la gravedad de los síntomas en función de la concentración de esporas en el ambiente.

La alergia a los hongos afecta principalmente a la mucosa conjuntival, nasal y bronquial. Por eso se manifiesta como rinitis alérgica: picazón de ojos y nariz, enrojecimiento de la conjuntiva, lagrimeo, obstrucción nasal, estor­nudos y mucosidad líquida. En algunas personas puede aparecer también tos seca, bronca, espasmódica; y en casos más graves, opresión torácica, tos y ruidos torácicos sibilantes.

¿Cómo prevenir la alergia a hongos?

Para disminuir la exposición tanto a Alternaria como a Cladosporium, que son predominantes en el exterior, estas son algunas medidas que puedes tomar:

  • Evita estar en contacto con vegetación muerta.
  • Evita tocar y caminar sobre las hojas caídas en el suelo en otoño.
  • No toques o entres en lugares de almacenamiento de granos, vegetales y alimentos en general.
  • Trata de no caminar por zonas rurales los días soleados y ventosos, sobre todo en las épocas de cosecha.

 

Aunque estas medidas reducen el contacto con el alérgeno, en ocasiones es imposible evitarlo completamente. En este caso, consulta con tu médico o farmacéutico cómo aliviar los síntomas.

 

Dr. Antonio Mimoso, colegiado nº 54436

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes consultar aquí nuestras Condiciones de Uso y Política de Privacidad

Suscríbete a nuestra Newsletter y podrás recibir alertas de Polen en tu provincia.

Buscar

RRSS

¡Comparte Rino-Ebastel en tus redes sociales!