Los hongos ambientales son la tercera causa más frecuente de rinitis alérgica tras los ácaros y pólenes. Los principales hongos alergénicos pertenecen a menos de una docena de géneros, entre los que Alternaria, Cladosporium, Aspergillus y Penicillium tienen mayor relevancia. Alternaria y Cladosporium predominan en el exterior, al aire libre, mientras que Penicillium y Aspergillus predominan en interiores.

Aunque no hay datos exactos de la prevalencia de rinitis alérgica por hongos, un estudio de la Academia Europea de Alergología e Inmunología Clínica concluyó que un 9,5% de los pacientes con sospecha de alergia respiratoria presentaba sensibilidad a Alternaria y/o Cladosporium. Además, España resultó el país con mayor prevalencia (20%).

¿CUÁNDO APARECE LA ALERGIA A HONGOS?

Tanto las especies de los hongos ambientales Alternaria como de Cladosporium son comunes en primavera, verano y otoño, en climas más fríos se pueden encontrar desde finales de invierno, y alcanzar su punto máximo a finales del verano y principios de otoño (de julio a octubre). La liberación de las esporas de Alternaria alcanza su pico máximo en días secos y su temperatura óptima de crecimiento se sitúa alrededor de los 25ºC. Cladosporium, por su parte, se desarrolla mejor con temperaturas algo más bajas, alrededor de 20ºC. Ambos son ubicuos y se encuentran tanto como alérgenos aerotransportados como depositados en suelo y plantas al aire libre.

Sin embargo, los síntomas de la alergia a hongos pueden aparecer durante todo el año, dependiendo del conjunto de factores climáticos: viento, humedad y temperatura. La mayoría de pacientes alérgicos a estos hongos presentan síntomas a largo plazo, variando la gravedad de los síntomas en función de la concentración de esporas en el ambiente.

La alergia a los hongos afecta principalmente a la mucosa conjuntival, nasal y bronquial. Por eso se manifiesta como rinitis alérgica: picazón de ojos y nariz, enrojecimiento de la conjuntiva, lagrimeo, obstrucción nasal, estor­nudos y mucosidad líquida. En algunas personas puede aparecer también tos seca, bronca, espasmódica; y en casos más graves, opresión torácica, tos y ruidos torácicos sibilantes.

¿CÓMO PREVENIR LA ALERGIA A HONGOS?

Para disminuir la exposición tanto a Alternaria como a Cladosporium, que son predominantes en el exterior, estas son algunas medidas que puedes tomar:

  • Evita estar en contacto con vegetación muerta.
  • Evita tocar y caminar sobre las hojas caídas en el suelo en otoño.
  • No toques o entres en lugares de almacenamiento de granos, vegetales y alimentos en general.
  • Trata de no caminar por zonas rurales los días soleados y ventosos, sobre todo en las épocas de cosecha.

Aunque estas medidas reducen el contacto con el alérgeno, en ocasiones es imposible evitarlo completamente. En este caso, consulta con tu médico o farmacéutico cómo aliviar los síntomas.

Dr. Antonio Mimoso, colegiado nº 54436

Antonio Mimoso
Author

Num Colegiado. 54436 Col.legi de Metges de Barcelona.

Diplomado en enfermería por la Universitat de Barcelona. Bellvitge.
Máster en enfermería de Salut Publica y Comunitaria por la Universitat de Barcelona. Bellvitge.
Grado en Medicina por la Universitat de Barcelona.
MIR Medicina Familiar y Comunitaria. Barcelona

Déjanos tus comentarios