Blog sobre la alergia

6 mitos sobre la rinitis alérgica estacional

Muchos son los mitos que giran en torno a la rinitis alérgica estacional. En este post te despejamos algunas incógnitas para que estés bien informado. ¿Preparado?

 

Mito 1: “La fiebre del heno viene del heno”

Realidad: La fiebre del heno es otra forma de denominar la rinitis alérgica estacional. Por lo tanto, no se trata de una fiebre, ni tampoco proviene del heno, es la rinitis tal y como la conoces. Puede ser causada por diversos tipos de pólenes que se traducen en síntomas como congestión nasal y ojos llorosos.

 

Mito 2: “Los tratamientos naturales son mejores que los medicamentos”

Realidad: Aunque es cierto que muchos remedios naturales ayudan a aliviar los síntomas de la rinitis alérgica estacional, debemos tener en cuenta que no existen evidencias médicas que respalden su eficacia. Es por ello que, antes de sustituir medicamentos prescritos por remedios naturales, es mejor consultarlo previamente con un médico o farmacéutico.

 

Mito 3: “La miel cura los síntomas de la rinitis alérgica”

Realidad: Hay quien cree firmemente en su poder de curación, llegando a pensar que si se ingiere regularmente la miel con trazas de polen de las flores, se reducen las reacciones alérgicas. Sin embargo, una vez más, no existen evidencias científicas que afirmen que la miel pueda curar la rinitis alérgica. Es más, las principales alergias no provienen del polen de las flores, sino de árboles, plantas y césped.

 

Mito 4: “Cada nueva reacción será más severa que la anterior”

Realidad: La cantidad de alérgeno y el tiempo de exposición a él, combinado con el alcohol, el ejercicio, el estrés, el insomnio… son factores que hacen que un ataque alérgico sea leve o intenso. La magnitud de los ataques varía en función de las causas y factores que lo producen, y no de la repetición en sí.

 

Mito 5: “Las vacunas son la cura definitiva para la alergia”

Realidad: No existe la cura definitiva para la rinitis alérgica, pero bien es cierto que hay tratamientos mediante vacunas, conocidos como inmunoterapia, que permiten desarrollar tolerancia a los alérgenos que se administran y, por tanto, disminuir los síntomas que padece la persona alérgica. La inmunoterapia se administra a pacientes con un cuadro severo de alergia, pero existen otros métodos para ayudar a mitigar los síntomas, como los antihistamínicos.

 

Mito 6: “Las alergias se heredan”

Realidad: Se puede heredar la predisposición o facilidad para desarrollar una alergia, pero es raro que se herede una alergia de manera específica. En todo caso, son varios los factores que pueden contribuir a generar una alergia, como la mala alimentación, las infecciones o la contaminación ambiental.

 

Y tú, ¿conoces algún otro mito sobre la rinitis alérgica estacional? ¡Cuéntanoslo!

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes consultar aquí nuestras Condiciones de Uso y Política de Privacidad

Suscríbete a nuestra Newsletter y podrás recibir alertas de Polen en tu provincia.

Buscar

RRSS

¡Comparte Rino-Ebastel en tus redes sociales!