Como cada 5 de junio, hoy se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. Seguramente habrás recibido mucha información sobre cómo debemos cuidar nuestro planeta, adoptando medidas como el reciclaje o controlando el uso de sustancias nocivas como los pesticidas, pero, aunque no queremos preocuparte, te daremos un motivo más para que vigiles tus acciones.

¿Te has preguntado alguna vez si es posible que los síntomas de la alergia al polen se acentúen según los niveles de contaminación? La respuesta es sí. A continuación, te exponemos algunos problemas y sus posibles soluciones:

  • Problema: la contaminación producida por la gasolina y el diésel incrementa las probabilidades de sufrir un ataque alérgico, así como su intensidad. Las partículas del polen, cuando entran en contacto con las de diésel, se desgranan más fácilmente de las plantas, por lo que están un paso más cerca de llegar a tus vías respiratorias. Además, estas partículas contaminantes también contribuyen al transporte de los mismos alérgenos.
    • Solución: aunque es imposible controlar por completo la emisión de las partículas contaminantes de los vehículos, puedes contribuir a su reducción optando por medios de transporte público o bien por paseos en bicicleta o a pie. Asimismo, el uso de mascarillas y de filtros HEPA en el aire acondicionado de tu coche puede ayudarte a reducir el contacto con las partículas del polen ya presentes en el ambiente.
  • Problema: el cambio climático es uno de los causantes de que la alergia se extienda cada vez más a todos los meses del año, ya que sus desajustes y variaciones, tales como el incremento de las temperaturas y de los niveles de CO2 en el aire, pueden provocar tanto un avance como un alargamiento de los períodos de floración y polinización de las plantas. ¡Esto se traduce en más meses expuestos a los alérgenos!
    • Solución: aunque, desafortunadamente, los efectos del cambio climático no pueden resetearse de un día para otro, puedes tener a mano recursos que te orienten con las épocas aproximadas de polinización de cada planta, como nuestro calendario polínico.
  • Problema: desde la SEAIC (Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica) afirman que existe una relación directa entre la contaminación ambiental y la frecuencia de alergia respiratoria, teniendo una mayor incidencia en los entornos urbanos y en las ciudades. El polen, cuando se encuentra en zonas de alto nivel de contaminación, desarrolla una mayor cantidad de proteínas que son más agresivas para los alérgicos.
    • Solución: una de las medidas para hacer frente a la contaminación en las grandes ciudades fue la plantación de especies resistentes a estos ambientes más contaminados, incluso capaces de reducir el CO2, tales como el plátano de sombra, aunque, paradójicamente, esta es también una de los principales causantes de alergias en las ciudades. Si quieres estar actualizado y conocer los niveles de polen de tu zona, tanto de esta como de más especies, te invitamos a consultar nuestro sistema de alertas y nuestro mapa de polen.

Y tú, ¿qué medidas tomas para cuidar del medio ambiente? Ahora que conoces cómo afecta la contaminación a tus reacciones alérgicas, tienes una nueva razón para seguir cuidando de nuestra Tierra. <3 ¡Feliz Día del Medio Ambiente!

¿Necesitas combatir los síntomas de la rinitis alérgica estacional?

Alivio de los síntomas nasales y oculares asociados a la rinitis alérgica estacional, cuando se acompañan de congestión nasal. Para adultos y adolescentes a partir de 12 años.

Doble acción:

antihistamínico y descongestivo

Rápido inicio de acción antihistamínica en 1 hora

1 cápsula al día

Author

Licenciada en Medicina y Cirugía (colegiada 34.671 en el Col·legi Oficial de Metges de Barcelona), máster en Educación y TIC: e-learning y máster en Medicina evaluadora y peritaje médico. Más de 15 años dedicada a la redacción médica y la formación en Ciencias de la Salud. Pertenece a la Acadèmia de Ciències Mèdiques i de la Salut de Catalunya i de Balears, a la Associació Catalana de Comunicació Científica, a la Asociación Española de Redactores de Textos Médicos y a la Asociación Nacional de Informadores de la Salud.

Déjanos tus comentarios