Como sabemos, la alergia al polen de gramíneas es una reacción de hipersensibilidad inmunitaria que constituye uno de los principales motivos de alergia en todo el mundo.

El polen es el método reproductivo de la mayoría de plantas. Los árboles, hierbas y arbustos con flores poco vistosas tienen como estrategia reproductiva la producción de pólenes muy abundantes, pequeños y ligeros que viajan por el aire y son transportados por el viento a decenas e incluso cientos de kilómetros de distancia. Es el caso del olivo, el ciprés y nuestras protagonistas, las gramíneas.

¿Qué son las plantas gramíneas?

Pero, ¿qué son las gramíneas? Se trata de una familia de plantas herbáceas que se caracterizan por germinar a partir de una sola hoja primordial y desarrollarse en forma de tallo del que emergen directamente las hojas. Las gramíneas más conocidas son los cereales, aunque también hay otros tipos, como por ejemplo el bambú.

¿Por qué hay alergia a gramíneas?

El polen de las gramíneas se comporta en las personas sensibles como un alérgeno aerotransportado, es decir, que está presente en el aire, y por tanto es imposible evitar completamente su contacto cuando es época de polinización.

Además, las gramíneas suelen tener reactividad cruzada, lo que significa que la mayoría de pacientes que muestran sensibilización a un tipo de polen de gramínea, la muestran también para la gran mayoría, sino todas, las gramíneas. Es por ello que, en general, se asume que, si un paciente tiene una prueba positiva para alergia a gramíneas, es alérgico para todas ellas (o casi todas).

Las gramíneas, uno de los pólenes más frecuentes en verano

Aunque en las estaciones polínicas se detecta polen de gramíneas durante todo el año, es mucho más abundante y frecuente durante la primavera y verano. Además, como hemos
comentado anteriormente, las gramíneas son grandes productoras de polen.

Según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) más de 8 millones de personas en nuestro país son alérgicas a algún polen y, de ellas, 7 millones son alérgicos al polen de gramínea. Aunque otros factores pueden influir, en general se acepta que cuanto mayor sea el nivel de polen, más síntomas mostrarán las personas que sean sensibles.

¿De qué depende el nivel de polen de gramíneas?

El nivel de polen de gramíneas o, dicho de otra manera, lo abundante que sea en el aire el polen de gramíneas depende de varios factores:

  • La cantidad y el tipo de gramíneas que hay en el lugar. Por ejemplo, habrá más polen en un campo de heno que en un bosque de árboles.
  • La época del año. La polinización de las gramíneas ocurre entre los meses de primavera y verano, variando de año en año una o dos semanas antes o después.
  • La climatología. No todas las primaveras y veranos son iguales: a veces el calor empieza antes o las lluvias se hacen esperar. Por lo general, los años que mayor nivel de polen de gramíneas alcanzan son aquellos en los que coinciden meses muy cálidos tras una época de lluvias prolongada.
  • La zona geográfica. Dado que el clima varía entre las diferentes áreas geográficas, también nos podemos encontrar con diferencias en la polinización de las gramíneas por zonas. Por ejemplo, en el interior, donde el verano es más caluroso y la temperatura cambia bruscamente, la polinización de las gramíneas es más intensa y corta. Por el contrario, en la zona mediterránea, donde la época cálida es más prolongada y suave, la polinización de las gramíneas dura más tiempo, pero alcanza niveles de polen más bajos.

Las gramíneas más comunes en el ambiente urbano

El polen de gramíneas es especialmente abundante en el campo abierto, donde abundan las plantaciones de cereales y otras gramíneas silvestres. No obstante, la alergia a la gramínea también es habitual en las ciudades porque, de hecho, el polen de gramíneas es también abundante en ambientes urbanos.

Entre las gramíneas hay gran parte de ellas que son silvestres pero muchas otras son cereales cultivados como el trigo, el centeno, el arroz, el maíz, la cebada o la avena. Pero atención, es importante recordar que tener alergia a gramíneas no significa que seamos alérgicos al propio cereal ni a las harinas de ellos, por lo que se pueden consumir con total normalidad. Las gramíneas silvestres están presentes en prados, parques, solares, cunetas de carreteras o césped, así que podemos asumir que en época de polinización habrá buenas cantidades de polen de gramíneas tanto en el ambiente urbano como fuera de él, están por todas partes.

Las especies de gramíneas más frecuentes en nuestro país son: la espiguilla (Poa annua o Poa pratensis), el ballico (Lolium perenne), la hierba timotea (Phleum pratense) y la grama (Cynodon dactylon).

Infórmate sobre las previsiones para la época polínica

Si tienes alergia a gramíneas, conocer los niveles de polen en tu zona puede ayudarte a protegerte mejor frente a los síntomas. Gracias a la recopilación de los datos de las cincuenta y seis estaciones aerobiológicas del Comité de Aerobiología de la SEAIC repartidas por toda España, contamos con una fuente fiable de datos que nos permite conocer los niveles de polen actuales e históricos de las diferentes plantas que causan alergia, incluidas las gramíneas. Puedes consultar los niveles de polen de gramíneas actuales en este mapa del polen actualizado. Además, ponemos a tu disposición como cada año un calendario del polen en el que podrás ver, mes a mes, la previsión de polinización para las diferentes plantas. ¡Descarga aquí gratuitamente
nuestro mapa del polen!

Antonio Mimoso
Author

Num Colegiado. 54436 Col.legi de Metges de Barcelona.

Diplomado en enfermería por la Universitat de Barcelona. Bellvitge.
Máster en enfermería de Salut Publica y Comunitaria por la Universitat de Barcelona. Bellvitge.
Grado en Medicina por la Universitat de Barcelona.
MIR Medicina Familiar y Comunitaria. Barcelona

Déjanos tus comentarios