Tanto la rinorrea como la congestión nasal son síntomas que a menudo se dan juntos y que se relacionan con la rinitis alérgica y los resfriados. Por esta razón, algunas personas los confunden, aunque se trata de dos síntomas bien diferenciados.

¿Qué es la rinorrea?  ¿Y la congestión nasal?

La rinorrea es un síntoma común a varias enfermedades que consiste en la salida más o menos constante de flujo por la nariz. También recibe el nombre de goteo nasal, particularmente cuando se trata de un flujo muy líquido o acuoso.

Por otro lado, cuando hablamos de congestión nasal nos referimos al taponamiento nasal, es decir, la inflamación de las mucosas nasales. La congestión nasal puede ir o no acompañada de rinorrea y, del mismo modo, la rinorrea puede aparecer sola o en presencia de congestión nasal.

Tanto la rinorrea como la congestión nasal son síntomas comunes a la rinitis alérgica, y también al resfriado y otras dolencias similares. Suelen aparecer juntas, ya que su origen es el mismo: la irritación de la mucosa nasal.

Tipos de rinorrea

La rinorrea es la salida de flujo constante por la nariz, pero podemos diferenciar los tipos de rinorrea por el tipo de flujo, sus causas y cómo se presenta.

Rinorrea acuosa y rinorrea mucoide

El flujo de salida en la rinorrea puede ser claro y líquido (rinorrea acuosa) o más espeso, verdoso o amarillento (rinorrea mucoide). En este segundo caso, estaremos hablando de una secreción mucosa o, incluso, purulenta.

La rinorrea acuosa suele ser consecuencia de una alergia, irritación química o física de la mucosa nasal, o incluso por un cambio de temperatura (rinorrea vasomotora). La secreción de moco, especialmente si es espeso o maloliente, suele ser causa de una infección de las mucosas nasales. Esta infección puede ser desde un simple resfriado que se resolverá por sí solo en unos pocos días, hasta una sinusitis infecciosa que puede requerir del uso de antibióticos y otros fármacos.

Rinorrea vasomotora y rinorrea por rinitis alérgica

También podemos diferencias los tipos de rinorrea por su causa.

Como hemos visto, la secreción nasal más espesa o con moco se debe a infecciones como los resfriados. Por su parte, la rinorrea acuosa suele tener sus causas más probables en procesos alérgicos o bien en un efecto llamado rinorrea vasomotora.

La rinorrea vasomotora, también conocida como rinopatía no alérgica, es una rinorrea acuosa, clara y abundante que puede acompañarse o no de congestión nasal y que se desencadena por algo que irrita la mucosa nasal, como por ejemplo: sequedad ambiental, contaminación, alcohol, olores fuertes, algunos condimentos o, incluso, por una emoción intensa. El mecanismo por el que la rinorrea vasomotora aparece no se conoce con exactitud.

Por otro lado, la rinorrea que aparece como parte de los síntomas de una rinitis o rinoconjuntivitis alérgica tiene su origen conocido en el contacto de la mucosa nasal con el alérgeno o sustancia causante de la sensibilidad alérgica. Por ejemplo, pólenes, polvo, esporas o pelo de animales. Los síntomas desaparecen cuando cesa el contacto con el alérgeno.

Rinorrea anterior y rinorrea posterior

Finalmente, podemos diferenciar dos tipos de rinorrea por cómo se manifiesta:

  • La rinorrea anterior es un goteo nasal que sale por las fosas nasales, y nos resulta más evidente desde el principio.
  • La rinorrea posterior, en cambio, es un goteo nasal posterior, es decir, que drena por la garganta, y por tanto es menos visible.

El goteo nasal posterior es más habitual cuando la rinorrea es crónica (por ejemplo, por una rinitis alérgica perenne), y especialmente si va acompañada de congestión nasal. Además, el goteo nasal posterior es una de las causas frecuentes de tos crónica.

Tratamientos para la rinorrea

Dependiendo de la causa detrás de nuestra rinorrea, existen diferentes medicamentos tópicos o orales que nos pueden ayudar a aliviar este molesto síntoma. Por ejemplo, los fármacos descongestionantes y los antihistamínicos, pueden reducir tanto la congestión nasal como el goteo nasal.

Si se trata de una rinorrea vasomotora, será clave evitar los cambios bruscos de temperatura, los productos con olor fuerte (especialmente en el hogar) y, también, nos puede ayudar el uso de un humidificador en las estancias con demasiada sequedad ambiental (por ejemplo, donde hay aires acondicionados o calefacciones).

Finalmente, los lavados nasales con agua de mar nos pueden ayudar a reducir la rinorrea, ya que eliminan por arrastre las sustancias irritantes de la mucosa nasal y contribuyen a reducir la inflamación.

¿Necesitas combatir los síntomas de la rinitis alérgica estacional?

Alivio de los síntomas nasales y oculares asociados a la rinitis alérgica estacional, cuando se acompañan de congestión nasal. Para adultos y adolescentes a partir de 12 años.

Doble acción:

antihistamínico y descongestivo

Rápido inicio de acción antihistamínica en 1 hora

1 cápsula al día

Author

Num Colegiado. 54436 Col·legi de Metges de Barcelona. Diplomado en enfermería por la Universitat de Barcelona. Bellvitge. Máster en enfermería de Salut Pública y Comunitaria por la Universitat de Barcelona. Bellvitge. Grado en Medicina por la Universitat de Barcelona. MIR Medicina Familiar y Comunitaria. Barcelona

Déjanos tus comentarios