Preguntas frecuentes

El resfriado y la rinitis alérgica comparten parte de la sintomatología, por lo que es fácil confundirlas y con ella retrasar la aplicación del tratamiento adecuado.

¿Tengo alergia o estoy resfriado?

Para evaluar si tienes alguna alergia, es importante primero acudir a tu médico para que haga un diagnóstico preciso.

Existen varios tipos de pruebas para diagnosticar una alergia.

Las pruebas cutáneas: también llamadas prick tests, consisten en penetrar una gota de líquido con el alérgeno sospechoso. Si se tiene alergia, al cabo de unos 15-20 minutos se forma una pápula: un abultamiento de la piel con enrojecimiento.

Análisis de sangre y pruebas de provocación: consisten en exponer al paciente a la sustancia de la que se sospecha. La reacción ante el alérgeno puede ser leve o de síntomas muy severos, por eso estas pruebas deben hacerse en centros preparados para ello.

La alergia puede aparecer a cualquier edad y a cualquier sustancia. Es más frecuente en niños y adolescentes que a otras edades, pero puede aparecer en cualquier momento de la vida, incluso en personas ancianas. Además puede aparecer frente a cosas que durante años se han tolerado perfectamente.

No se hereda una alergia específica; se puede heredar la predisposición, es decir, la facilidad para desarrollar alergia en general, no frente a una sustancia concreta. Existen diversas teorías sobre la acción de diversos factores como la alimentación, las infecciones o la contaminación en el desarrollo de las alergias.

En época de polinización, el aire está cargado de partículas. Puedes usar gafas de sol para evitar que las partículas de polen te entren en los ojos cuando salgas a la calle y evitar así algunos síntomas como el picor y los ojos llorosos.

Beber líquido suficiente contribuye a mantener la hidratación. Existen diversas páginas en las que se habla de remedios caseros que insinúan una relación beneficiosa entre hidratación y alergia, pero no está demostrado que beber agua tenga una incidencia positiva en los efectos de la alergia estacional.

En las estaciones de polinización, debes evitar estar acostado muchas horas ya que esto aumenta la congestión. Además, es recomendable lavar periódicamente la ropa de cama con agua caliente para eliminar los ácaros y usar la secadora para no contaminarla con polen en el proceso de secado. Trata de mantener las ventanas cerradas para evitar la entrada de pólenes que prolongarían los síntomas de congestión.

Ventila tu casa a partir de las 10 de la mañana y mantén las ventanas cerradas el resto del día. Airea la ropa de cama a primera hora para evitar los niveles más altos de polen.

Seca la ropa en la secadora, para evitar que se adhieran partículas de polen.

En los días que haya mucha concentración de polen, lávate el pelo antes de acostarte. También se pueden usar purificadores de aire para evitar la inhalación de polen del exterior.

Además, existen algunos hábitos de limpieza del hogar que pueden ser muy eficaces para reducir las molestias.

El polen que circula por el aire puede quedarse en tu pelo. Lávatelo antes de dormir para que no te cause más molestias una vez ya estés en casa. También puedes realizar limpiezas nasales antes de acostarte, para eliminar el polen de las mucosas.

Intenta mantener las vías respiratorias lo menos obstruidas posible. Las limpiezas nasales con agua de mar pueden resultar una buena forma para reducir la congestión y mejorar la respiración. Si te interesa, aquí encontrarás diferentes sprays nasales que te ayudarán a destapar la nariz.

El humo del tabaco irrita la mucosa de las vías respiratorias agravando la inflamación que ya de por sí se produce con la alergia. Por eso, si eres fumador es posible que tengas síntomas más acentuados.

Nuestra recomendación es que si eres fumador, deberías renunciar al hábito. Si no lo eres, evita inhalar el humo del tabaco.

Los climas húmedos son favorables para la rinitis alérgica estacional. Un deshumidificador podrá ayudarte a equilibrar el aire de tu casa.

Los cambios de presión que se dan en los viajes con diferentes altitudes, pueden empeorar los síntomas. El tren o el coche siempre serán una mejor opción que el avión en estos casos.

Subir las ventanillas del coche e informarse sobre el tipo de vegetación y los niveles de polen del lugar de destino ayudarán a controlar la alergia.

Las zonas próximas a ríos y sierras suelen registrar niveles más altos de polen.

También se puede colocar un filtro para pólenes en el aparato de aire acondicionado del coche, o usarlo con el circuito cerrado.

No es recomendable usar la moto o la bicicleta.

Aquí puedes encontrar varios destinos libres de polen para organizar tus vacaciones.

Si tienes cualquier duda sobre la alergia,
¡envíanos tu consulta!

¿Quieres combatir la rinitis alérgica estacional?

Comprar Rino-Ebastel®
¿Tienes dudas sobre si lo tuyo es rinitis alérgica o un resfriado?

¡Haz el test de la alergia y sal de dudas!

Test de alergia
¿Quieres controlar tus síntomas de la alergia?

Realiza un seguimiento de tu alergia y contrólala con nuestra App Polen control

Descarga la app
¿Quieres conocer los niveles actuales de polen en tu zona?

Visita nuestro mapa nacional para conocer el estado de los niveles de polen en tu provincia

Ir a mapa polen
Descarga nuestro eBook

11 cosas que necesitas saber de la rinitis alérgica estacional

eBook