Si sufres de rinitis alérgica estacional, quizá sabes ya que una de las alergias por polen más habituales es la alergia al polen de olivo, después de la alergia al polen de gramíneas. Debido a que ambas ocurren en un periodo estacional similar (durante la primavera y principios del verano), es fácil que se puedan confundir.

Si crees que puedes estar sufriendo alergia al olivo, ¡sigue leyendo para saber más!

¿De dónde sale el polen de olivo? ¿Y por qué da alergia?

La Olea europaea, también conocida como olivo u olivera, es el árbol que libera el polen de olivo. Perteneciente a la familia de las oleáceas, es un árbol que crece de 2 a 10 metros y que proporciona la oliva o la aceituna como fruto. Se trata de una especie que resiste muy bien a la sequía y a los ambientes calurosos, y cabe destacar que su polen tiene una gran capacidad aerovagante, lo que quiere decir que puede ser transportado con mucha facilidad por el aire, pudiendo recorrer así largas distancias.

La alergia al polen de olivo se produce cuando este polen transportado por el aire entra en contacto con las mucosas nasales y oculares de las personas hipersensibles, provocando una reacción inflamatoria local.

Síntomas de la alergia al polen de olivo

Los síntomas más habituales de la alergia al olivo son los siguientes:

  • Picor de ojos y nariz.
  • Estornudos.
  • Rinorrea (secreción nasal líquida abundante).
  • Congestión nasal.
  • Lagrimeo.
  • Enrojecimiento de ojos.
  • Picor de garganta.
  • Tos.
  • Algunas personas, además, pueden padecer broncoespasmo, es decir, sibilancias al respirar (pitidos) y sensación de falta de aire que desaparece al dejar de estar expuestos al polen de olivo.

¿Cuáles son los meses de polinización del polen de olivo?

La polinización del olivo puede abarcar los meses de abril a julio, pero los meses en los que se registran mayores niveles de polen y alergia al olivo son mayo y junio.

Aun así, es importante no bajar la guardia desde febrero, ya que existen otros árboles de la misma familia con alérgenos muy similares que, por reacción cruzada, pueden despertar los síntomas de la alergia al polen de olivo, como el fresno.

¿En qué zonas tiene mayor presencia?

La alergia al polen del olivo suele tener una mayor incidencia en la zona del sur de España, sobre todo en Jaén y Córdoba, donde abundan los campos de cultivo de olivares, puesto que la producción de aceite de oliva es muy típica en esta región. Así pues, en Andalucía entre un 30% y un 40% de personas presenta alergia al olivo. Aunque cabe señalar que la alergia al olivo también tiene presencia en la costa mediterránea y en las Islas Canarias.

Finalmente, se debe tener en cuenta que los olivos se utilizan también como planta ornamental, por lo que es posible que padezcas esta alergia sin vivir cerca de una plantación de olivos.

¿Puedo comer aceitunas si soy alérgico al polen de olivo?

Como ya hemos comentado anteriormente, las reacciones cruzadas se dan cuando una persona alérgica al polen presenta una reacción alérgica frente a algún otro alimento de tipo vegetal, como frutas, verduras o frutos secos.

En el caso de la alergia al polen de olivo, no es muy común presentar reacción alérgica cruzada con su fruto, la aceituna, o con el aceite de oliva, pero puede darse el caso. Debes saber que este tipo de reacción alérgica causa síntomas cutáneos o gastrointestinales.

Por eso, si padeces alergia al olivo, puedes comer aceitunas sin problema, pero estate atento a síntomas como la aparición de granitos, picor o enrojecimiento tras comerlas, sobre todo alrededor de la boca. Si esto ocurre, es mejor que dejes de tomar este alimento y consultes con tu médico.

Remedios para combatir la alergia al olivo

Si ya tienes detectada la alergia al polen de olivo, solo queda poner en práctica algunos consejos para prevenir o aliviar sus síntomas:

  • En la época de polinización del olivo, evita pasar tiempo en el exterior, sobre todo durante las primeras horas del día.
  • Ventila tu casa durante las primeras horas de la noche, cuando el nivel de polen en el aire es menor.
  • Lleva gafas de sol para proteger tus ojos del contacto con el polen de olivo.
  • Al regresar a casa, lava tus ojos con suero fisiológico y tus fosas nasales con solución de agua de mar para eliminar el polen adherido.
  • Evita tender en el exterior, ya que se puede adherir polen a tu ropa. Ten especial cuidado con la ropa de cama.
  • Si deseas realizar ejercicio al aire libre, mejor hazlo a última hora de la tarde o primera de la noche.
  • Pregunta a tu farmacéutico por un medicamento para los síntomas de la rinoconjuntivitis alérgica estacional.

Si crees que puedes tener rinitis alérgica estacional al polen de olivo o a cualquier otra causa, siempre es mejor acudir a tu médico o especialista alergólogo para que pueda tratar tu caso y recomendar el mejor medicamento para la alergia estacional.

Haz frente a los síntomas, ¡y disfruta de la primavera!

¿Necesitas combatir los síntomas de la rinitis alérgica estacional?

Alivio de los síntomas nasales y oculares asociados a la rinitis alérgica estacional, cuando se acompañan de congestión nasal. Para adultos y adolescentes a partir de 12 años.

Doble acción:

antihistamínico y descongestivo

Rápido inicio de acción antihistamínica en 1 hora

1 cápsula al día

Author

Licenciada en Medicina y Cirugía (colegiada 34.671 en el Col·legi Oficial de Metges de Barcelona), máster en Educación y TIC: e-learning y máster en Medicina evaluadora y peritaje médico. Más de 15 años dedicada a la redacción médica y la formación en Ciencias de la Salud. Pertenece a la Acadèmia de Ciències Mèdiques i de la Salut de Catalunya i de Balears, a la Associació Catalana de Comunicació Científica, a la Asociación Española de Redactores de Textos Médicos y a la Asociación Nacional de Informadores de la Salud.

Déjanos tus comentarios