La rinitis alérgica estacional es una patología cada vez más extendida entre la población. Sus orígenes podrían remontarse a 1828, cuando el médico John Bostock designó bajo el nombre de “fiebre de heno” el conjunto de síntomas que padecía al experimentar una rinoconjuntivitis alérgica primaveral.

A lo largo de los años, el número de pacientes ha ido aumentando gradualmente, apareciendo así un gran pico de alérgicos al polen a día de hoy. Y este incremento de afectados se debe principalmente al cambio climático.

¿Por qué este factor aumenta las alergias respiratorias asociadas al polen? Debido al incremento de las temperaturas y de los niveles de CO2 en el aire, la floración y polinización de las plantas se adelanta y tiene una duración más larga, aumentando en consecuencia los meses en que los pacientes son más susceptibles a las reacciones alérgicas.

En España, las enfermedades relacionadas con la alergia se extienden a un 33% de la población y, concretamente en términos de alergia al polen, aproximadamente 8 millones de personas la sufren. Esta cifra concentra números mayores en pacientes que viven en ciudades, ya que las plantas expuestas a la contaminación por gasolina o diésel, desarrollan una proteína más agresiva para el ser humano, provocando una especial incidencia y un mayor efecto nocivo en las personas susceptibles.

Algunas recomendaciones para poder evitar que aparezcan los síntomas de la rinitis alérgica son usar gafas de sol y mascarillas para impedir que el polen entre en contacto con los ojos, nariz y boca; acotar la exposición al aire libre en las horas en que los niveles de polen sean más altos; no dejar las ventanas abiertas y llevar un control de los niveles de polen de tu zona, que puedes conseguir a través de nuestra app Polen Control.

Autora: Dra. María Luisa Tamarit, Licenciada en Medicina y Cirugía (Colegiada en el Col·legi Oficial de Metges de Barcelona, Núm. Col. 22689)

Antonio Mimoso
Author

Num Colegiado. 54436 Col.legi de Metges de Barcelona.

Diplomado en enfermería por la Universitat de Barcelona. Bellvitge.
Máster en enfermería de Salut Publica y Comunitaria por la Universitat de Barcelona. Bellvitge.
Grado en Medicina por la Universitat de Barcelona.
MIR Medicina Familiar y Comunitaria. Barcelona

Déjanos tus comentarios