Aunque la rinoconjuntivitis alérgica se asocia a la época primaveral porque es cuando hay más floración, lo cierto es que la alergia estacional en invierno existe y, además, en época de frío también podemos ser víctimas más fácilmente de la rinoconjuntivitis perenne.

Si quieres conocer las diferentes causas de la alergia en invierno y cómo prevenirla, sigue leyendo.

CAUSAS DE LA ALERGIA EN INVIERNO

Las alergias en invierno pueden deberse a dos causas principales:

  • Por alérgenos que solo están presentes en el invierno, como sería el caso del polen de ciprés. Hablamos entonces de alergia estacional en invierno.
  • Por alérgenos que están presentes todo el año, pero con los que estamos más en contacto durante esta época del año debido a nuestras costumbres. En este caso, hablamos de alergia perenne o rinoconjuntivitis perenne.

La reacción alérgica se debe a una hipersensibilidad inmunitaria a uno o diversos alérgenos. Conocer qué sustancias nos provocan hipersensibilidad nos ayudará a prevenir las molestias, ya que nos permitirá evitar su contacto.

¿QUÉ ES LA RINOCONJUNTIVITIS PERENNE?

La rinoconjuntivitis perenne es una alergia que afecta a la zona de ojos, nariz y garganta y que puede aparecer en cualquier momento del año, o durante largos períodos. Se debe a la sensibilización frente a un alérgeno que podemos encontrar durante todo el año, como es el caso de los ácaros del polvo, el pelo y epitelios de animales, el polvo en entornos laborales (por ejemplo, polvo de madera o harinas) y los mohos.

¿Por qué tengo más síntomas de alergia en invierno?

Aunque puede aparecer en cualquier estación, la rinoconjuntivitis perenne puede producir más síntomas en invierno por una sencilla razón: pasamos más tiempo en interiores y ventilamos menos nuestras estancias. Además, se suman otros aspectos relacionados con nuestras costumbres en esta época:

  • Usamos más mantas, colchas y alfombras, por lo que podemos estar más en contacto con ácaros del polvo que se acumulan en estas superficies.
  • Las calefacciones y los interiores húmedos favorecen el crecimiento tanto de ácaros como de mohos.
  • Pasamos más tiempo con nuestras mascotas en interior, por lo que estamos más en contacto con su pelo o piel.

Consejos para reducir los síntomas de alergia en invierno

Si padeces sensibilidad a alguno de estos alérgenos de interior que están más presentes en nuestras vidas durante el invierno, puedes poner en práctica algunos sencillos consejos, como:

  • Ventilar con mayor frecuencia las estancias de tu hogar, y especialmente los dormitorios.
  • Limpiar con frecuencia las superficies con un paño húmedo para atrapar el polvo.
  • Lavar las mantas y colchas antes del primer uso (después de haber estado guardadas durante el verano) y, después, lavarlas con cierta frecuencia durante todo el año.
  • Limpiar con lejía, vinagre u otros productos apropiados los rincones de baños y cocina en los que pueda acumularse la humedad, para evitar el crecimiento de moho.

También puedes encontrar otros consejos y más información en los siguientes artículos acerca de la alergia a los ácaros del polvo, alergia al moho y alergia al pelo de mascotas.

Finalmente, si sufres con frecuencia o de forma permanente síntomas de rinoconjuntivitis o rinitis alérgica (picor de ojos, nariz y garganta, congestión nasal, lagrimeo, estornudos) o incluso de asma u otras alergias respiratorias y no sabes qué la causa, consulta con tu médico. Conocer tu alergia es el primer paso para aliviar tus síntomas eficazmente.

ALERGIA ESTACIONAL EN INVIERNO: TIPOS DE POLEN EN INVIERNO

La alergia estacional en invierno es aquella que aparece a causa de pólenes más abundantes en los meses fríos. Los síntomas son los mismos que los de cualquier rinitis o rinoconjuntivitis alérgica: hinchazón y picor de nariz, ojos y garganta, congestión nasal, rinorrea (secreción nasal abundante), estornudos, tos…

Los tipos de polen presentes en invierno son:

Polen de ciprés

Se trata con diferencia del tipo de polen más abundante en invierno, ya que el ciprés es un árbol muy presente en zonas tanto rurales como urbanas, y además su polinización puede extenderse durante varias semanas a lo largo del invierno, concentrándose sobre todo en el mes de febrero.

Polen de olmo

El olmo (género Ulmus) no es un árbol tan común en pueblos y ciudades como el ciprés, pero las personas que son sensibles a él y viven en una zona con abundancia de este árbol, notarán sus efectos durante una o dos semanas en invierno (finales de enero – principios de febrero), que es cuando poliniza esta planta.

Otros tipos de polen en invierno

Aunque no son propios de la estación invernal, hay algunas plantas de floración en primavera que ya pueden empezar a polinizar en las últimas semanas del invierno. Es el caso de las urticáceas (alergia a la ortiga y alergia a la parietaria), el pino (alergia el polen de pino) o la alergia al plátano de sombra. Por eso, algunas personas también notarán sus efectos en forma de alergia estacional en invierno, que puede alargarse durante algunas semanas en primavera.

Antonio Mimoso
Author

Num Colegiado. 54436 Col.legi de Metges de Barcelona.

Diplomado en enfermería por la Universitat de Barcelona. Bellvitge.
Máster en enfermería de Salut Publica y Comunitaria por la Universitat de Barcelona. Bellvitge.
Grado en Medicina por la Universitat de Barcelona.
MIR Medicina Familiar y Comunitaria. Barcelona

Déjanos tus comentarios